Acercate a conocer Huesca
b2
logspa0.gif (4982 bytes)
Turismo y camping en España

ARAGON

linb.gif

 

PIRINEO CENTRAL DE HUESCA
Información general
Aragon
Poblaciones
Ainsa

 

Campings y bungalows en Aragon
logo.GIF (4526 bytes)


car395.gif (1623 bytes)

wpe5.jpg (4768 bytes)El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, creado en 1918 sobre el valle de Ordesa, fue ampliado en el año 1982 para incluir el cañón de Añisclo, la garganta de Escuain y la cabecera del valle de Pineta, con el macizo del Monte Perdido. Este parque es uno de los más visitados de España, hasta el punto que en verano se hace a veces difícil el acceso por Torla. Actualmente ocupa una superficie de 15.600 ha.
Al valle de Ordesa se llega por la localidad de Torla, al cañón de Añisclo y la garganta de Escuain por Escalona y a Pineta por Bielsa, existiendo en todos ellos centros de información.
Ordesa es un típico valle glaciar en forma de U, rodeado de montañas rocosas, siguiendo una dirección paralela al eje de la cordillera pirenaica, corriendo por su fondo el río Arazas, afluente del Ara. Dentro del Parque se encuentra el Monte Perdido, de 3.355 metros, uno de los más altos de la cordillera pirenaica. Los amantes de la fauna pueden encontrar raras mariposas, el tritón pirenaico, el lagarto verde, las rapaces, entre las que destaca el quebrantahuesos, marmotas, armiños, sarrios, cabras montesas y otras muchas especies animales que viven en el Parque, aunque son difíciles de ver. En cuanto a la flora es un lugar de una abundante y riquísima vegetación: coronas de rey, pinguculas, gencianas, lillium de los Pirineos, flores de nieve y muchas otras que entusiasmarán a los aficionados a la botánica. Y por supuesto, Ordesa es el paraíso de los excursionistas y escaladores. Los aficionados a la montaña siempre encontrarán en el Parque una ruta adecuada a sus gustos y posibilidades físicas.
Alrededor del Parque hay también valles de gran belleza a los que se puede llegar en vehículo privado como Pineta, Bujaruelo, Otal y Vió.
El río Ara corre hacia el sur por el valle de Bujaruelo desde la falda del Vignemale hasta Torla y Broto y luego transcurre en dirección sudeste hasta desembocar en el Cinca en Ainsa. El Ara discurre en su primer tramo por el estrecho valle de Bujaruelo, por donde pasa la ruta tradicional de conexión con Francia de los habitantes de la zona. Hay un puente medieval en San Nicolás de Bujaruelo. El río continúa hacia Torla y Broto, bonitas localidades pirenaicas que conservan bien sus cascos antiguos con grandes casas construidas en piedra, algunas de las cuales conservan los típicos tejados de losa y las características chimeneas de la zona. A partir de Broto el valle se ensancha y pasa por Fiscal, donde podemos ver un antiguo batán de paños recuperado.
Más adelante, el río se encajona en Jánovas, donde desde la misma carretera pueden verse pueblos abandonados. En pocos kilómetros se llega a Boltaña, que posee una iglesia del siglo XIII y las ruinas de una fortaleza musulmana medieval. Siguiendo el río llegamos a la localidad de Aínsa, uno de los mejores conjuntos medievales del Pirineo Aragonés, con una iglesia del siglo XII, una preciosa plaza porticada y las ruinas del castillo del siglo XI.
Saliendo de Ainsa por la carretera que lleva a Francia, seguimos el curso del Cinca y llegamos a Escalona, un pueblo pequeño lleno de fondas que acogen a los visitantes que van a tomar las aguas de la famosa fuente de Puyarruego. Escalona es también el punto de partida de los que quieren visitar la zona del cañón de Añisclo o la garganta de Escuain.
Un poco más al norte, encontramos Laspuña, a espaldas de la Peña Montañesa, cuyos habitantes se han dedicado tradicionalmente a la explotación de los bosques y al transporte de la madera por el río. Cercano a Laspuña, Tella es un bonito conjunto de casas de piedra. Junto a la carretera podemos ver un dolmen desde donde se contempla una magnífica vista del Pirineo. Cercanas a Tella, tomando el camino que sale al final del pueblo, podemos ver tres ermitas románicas situadas en estupendos emplazamientos y a decir de algunos, mágicos.
Bielsa, en la confluencia de los ríos Cinca y Barrosa, a pesar de que fue casi destruida por completo durante la guerra civil, conserva un bello edificio renacentista que alberga la casa consitorial y una iglesia parroquial del XV, reconstruida en diversas ocasiones. Es la puerta de entrada al valle glaciar de Pineta, por el que discurre el Cinca, con el magnífico circo como fondo. Desde las inmediaciones del Parador, parte una pista que lleva a las praderas y los llanos de Lalarri, y una senda paralela al Cinca que lleva a las paredes del circo de Pineta. También desde el Parador, sale el camino para ir al lago de Marboré, excursión que permite contemplar no sólo el lago y su magnífico entorno, sino también el glaciar de Monte Perdido y bellas panrámicas del valle.
Antes de llegar a Bielsa, en Salinas, encontramos el desvío hacia el valle de Gistain, uno de los más bellos del Pirineo Aragonés. Dentro del aislamiento general que ha sufrido la zona durante siglos, es éste uno de los valles a los que más tiempo han tardado en llegar las comunicaciones, permaneciendo vivas la lengua chistavin y las costumbres ancestrales de los habitantes del valle. El pueblo de Plan se hizo famoso por organizar una caravana de mujeres con la finalidad de intentar resolver el problema de los solteros, muy cerca, San Juan de Plan cuenta con una casa-museo muy interesante desde el punto de vista etnológico y siguiendo la estrecha carretera, se llega a Gistain, que conserva en sus calles y casas todo el encanto de los pueblos pirenaicos. Desde Gistain parte una pista hacia las granjas de Viadós, desde donde se parte para ir los lagos de Millares.
Pagina principal |  Vayacamping |  E-mail |  Publicidad